No le digas a mama que follamos deliciosamente

0 views
|

Mi hermana siempre ha sido una golfa de primera, con su cuerpo increíblemente formadito de tetas maravillosas y un culo redondito que la hacen obtener todo lo que desea, por ello cuando estaba cachonda, empezó a seducirme para que le entregara mi polla, difícilmente me pude contener y saque mi pene para que se lo comiera completo, una vez la dejo bien dura comenzamos a disfrutar de una buena sesión de sexo caliente en el que ella solo me decía, no le digas mama esto, sin poder contenerme me corrí en su vagina dejándola llena de semen espeso.